El final de 1347

ES ÉL. 

No le pierdes de vista. En cuanto los recién casados han pronunciado sus votos y se besan, la fiesta entera se convierte en un estallido de aplausos, abrazos y jolgorio. Utilizas ese preciso instante para tomar a tu compañero por la mano y llevártelo lejos de ese lugar.

Cuando estáis a medio camino del pueblo más cercano, empieza a guiarte hasta tu casa. Está repleta de utensilios de alquimia, manuscritos a medio completar y un gato negro camina perezosamente por el alféizar.

Aquí comienza tu aprendizaje. Pronto volverás a 2020.


Enhorabuena por haber llegado hasta aquí! 

Si te ha gustado este escape room o quieres ayudarnos a mejorar, puedes invitarnos a un café o bien contárnoslo y compartirlo en redes.

¿Te perdiste la aventura anterior? Encuéntrala haciéndo click aquí.