El mensajero

No habías acabado de dar el primer sorbo cuando se sienta a tu lado un misterioso personaje vestido con una capa negra y un máscara un tanto extraña: 

- Tss, chico... Yo de ti no me acercaría mucho a esta gente. La mayoría ya están infectados y ni lo saben. Sal de aquí enseguida. Pero antes, debo hacerte entrega de un documento con un dibujo que te recuerda a su vestimenta. Sin embargo necesito que me confirmes que eres tú el destinatario legítimo.

Es tan o más vital para ti que el fuego.

Todos los humanos tienen, pero no en todos es igual.

Liquido bombeado por tu corazón.